Los Juegos del hambre: en llamas. Se lía parda

burn

Si se hubiera hecho aquí, en la península, lo de en llamas lo hubieran sustituido por “se lía parda”. Y es que en esta segunda parte de la secuela de los juegos de la gazuza, se empieza a desmembrar el absolutismo del capitolio.

Segundas partes no fueron buenas (blablabla)…pues esta si lo es, que sí. Tiene acción, no hay chicha tampoco y mira que aquí se enfrentan los ganadores de los últimos 25 juegos; una especie de Champions League, pero del hambre. Aunque los vencedores de los juegos, precisamente hambre no pasan. Han ganado y viven a cuerpo de rey, como Katniss y Peeta ( es que no puedo con este nombre), que viven en una urbanización llamada la villa de los vencedores. Una moraleja dentro de una fabela que es el distrito 12.

Lo de que se enfrenten en la champions es una pataleta del Presidente Snow, para acabar con esa figura en continuo ascenso que es la sinsajo. No os había dicho nada del nombrecito este, pero no veo que sea un buen apelativo para un pájaro. No descuadra ojo, pero es que cuando lo oyes tantas veces, al final te suena a coña. Este pajarico no os lo comenté, pero proviene de un broche que le regala una señora en un mercadillo de estos que ponen entre semana en nuestra localidad. Se convierte en el símbolo de la revolución y hace un silbído muy característico.

En cuanto a los personajes, Jenniffer ( Jenny a partir de ahora para hacer más cercano a la prota), se consolida con un papel y actuación sólido; Peeta, que no tiene suficiente con llamarse así, sufre el muchacho porque bebe de los vientos de Jenny. Pero deben seguir representando un papel de enamorados de telenovela frente al público. El presunto chorvo de Katniss, Gale, tiene más paciencia que el santo Job. Como no traga mierda en la mina donde curra, pues luego cuando sale se encuentra con el rollo escénico de Peeta y la novieja. Woody Harrelson, que bueno por cierto en True Detective (serie, no peli), del cual aún no os he hablado, también ha decidido que se ponía un bisoñé. Este tipo de prótesis capilares no perennes, no son de fiar amigos, en la playa o en la piscina os pueden jugar un mala pasada. Pues eso, que Haymitch, Woody Harrelson, adquiere más relevancia por el porqué de sus intervenciones que por sus apariciones en pantalla. Ya no bebe tanto, aunque en los tiempos que transcurren, cualquier herida o quemadura se cura con una cremita; por lo que una cirrosis tampoco debe ser para tanto.

Dan cachichi del bueno a otros, no os voy a spoilear (joder) la peli, y aparecen otros personajes nuevos que seguirán en la secuela. Son aquellos sobre todo, que luchan en la champions, pero debo hacer una mención especial para Philip Seymour; un actorazo que moría hace 2 años ya y que encaja su personaje como un zapato en esta peli y en la siguiente.

phillp

Ojo al señor este que aparece aquí abajo.

 

Thread
Romulus Thread

Mirad, aparece poco pues tiene dos o tres escenas, pero estas son de tal calibre que le cogéis tal manía y asco que resulta que se os queda marcada la cara de este mamón para los restos. Malo de esos malos que hacen tan bien su papel que te sube la inquina como la acidez estomacal después de ingerir un cordero con patatas.

En llamas ( o se lía parda), tiene un final de peli de esos que comienzan 20 minutos antes y que te deja como un coito interruptus, deseando ver la siguiente; la cual haré crítica en breve.

Saludos sin siesta.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s